SERIES - LA CONDICIÓN HUMANA

LA CONDICIÓN HUMANA

La condición humana es una de las imágenes que más me han marcado e inspirado. Es de un surrealista llamado René Magritte que sumó la Filosofía al Arte. En esta pintura de 1933, el espectador está dentro de un cuarto viendo hacia una ventana que da al campo en un bello día donde predominan las nubes; el paisaje está cubierto por un lienzo que representa exactamente al campo superponiéndose. Pero… esa porción que cubre ¿es exactamente la misma, o es otra? El pintor belga quiere dar a entender que el mundo es una construcción de la mente. Esto es una de las fuentes de la inquietud postmoderna. Magritte, a propósito de La condición humana escribió: «Vemos el mundo fuera de nosotros. Sin embargo, la representación que tenemos del mundo está en el interior de nosotros”. Además, en una ocasión señaló: «Las formas visibles siempre ocultan otras formas visibles», sugiriendo con ello que la percepción humana depende tanto de la iluminación como del ocultamiento.Mi intención con esta serie es la misma, hacer ver al resto de gente que hay otro mundo (delante o detrás) del que vemos. Eso, llevado a mi terreno-temática de ciudad y naturaleza quiere decir que si Magritte tuviera que pintar actualmente nuestros paisajes, tal vez, sus cuadros serían aún más surrealistas porque según decía él mismo:“el árbol es la imagen de la felicidad”. Según la comisaria y crítica de arte, Rocío Alés:
“La Condición Humana nace con la intención de otorgarle al espectador la posibilidad de evadirse y reconstruir su propia, cediéndonos la posibilidad de soñar con una situación más esperanzadora y mágica. Refleja la visión distorsionada con la que un pintor soñador plasmaría el paisaje ante el que le gustaría encontrarse. Así, y como si de un viaje renovador se tratase, estas fotografías dentro de fotografías, nos brinda una visión hacia nuevas realidades, escenarios idílicos que hacen ver al espectador como la naturaleza antaño podía ofrecernos un cúmulo de sensaciones de las cuales hoy se nos priva”.
La condición humana es una de las imágenes que más me han marcado e inspirado. Es de un surrealista llamado René Magritte que sumó la Filosofía al Arte. En esta pintura de 1933, el espectador está dentro de un cuarto viendo hacia una ventana que da al campo en un bello día donde predominan las nubes; el paisaje está cubierto por un lienzo que representa exactamente al campo superponiéndose. Pero… esa porción que cubre ¿es exactamente la misma, o es otra? El pintor belga quiere dar a entender que el mundo es una construcción de la mente. Esto es una de las fuentes de la inquietud postmoderna. Magritte, a propósito de La condición humana escribió: «Vemos el mundo fuera de nosotros. Sin embargo, la representación que tenemos del mundo está en el interior de nosotros”. Además, en una ocasión señaló: «Las formas visibles siempre ocultan otras formas visibles», sugiriendo con ello que la percepción humana depende tanto de la iluminación como del ocultamiento.Mi intención con esta serie es la misma, hacer ver al resto de gente que hay otro mundo (delante o detrás) del que vemos. Eso, llevado a mi terreno-temática de ciudad y naturaleza quiere decir que si Magritte tuviera que pintar actualmente nuestros paisajes, tal vez, sus cuadros serían aún más surrealistas porque según decía él mismo:“el árbol es la imagen de la felicidad”. Según la comisaria y crítica de arte, Rocío Alés:
“La Condición Humana nace con la intención de otorgarle al espectador la posibilidad de evadirse y reconstruir su propia, cediéndonos la posibilidad de soñar con una situación más esperanzadora y mágica. Refleja la visión distorsionada con la que un pintor soñador plasmaría el paisaje ante el que le gustaría encontrarse. Así, y como si de un viaje renovador se tratase, estas fotografías dentro de fotografías, nos brinda una visión hacia nuevas realidades, escenarios idílicos que hacen ver al espectador como la naturaleza antaño podía ofrecernos un cúmulo de sensaciones de las cuales hoy se nos priva”.